Biografía

Nació el 2 de junio de 1925, conoció la espiritualidad del Movimiento de los Focolares en el ’67, entre los primeros de Punta Alta,  participó de la Mariápolis del ‘67 y a conclusión de la misma expresaba: “Esto es maravilloso, maravilloso, no tiene explicación, no encuentro palabras, hay que vivirlo...” Desde ese momento fue atraído por el carisma de la unidad, transformándose en un verdadero apóstol del mismo en su ciudad y en Bahía Blanca.

Casado con Angelita, con la que habían formado una bellísima familia con cinco hijos, su casa se transformó en el centro de la Obra en la región.

Puso al servicio del Ideal todas sus capacidades y su tiempo aunque tenía una salud frágil (habiendo sido miembro de la Marina militar y trabajado en las expediciones a la Antártida, se jubiló muy joven). No sólo hizo conocer el movimiento sino que fue un gran formador de los actuales miembros (los focolares estaban a 700 km),  y los seguía con particular cuidado, haciendo nacer focolarinos, focolarinas, voluntarios/as, gen, etc.  y una vez insertados en la Obra, se dedicaba a “hacer volar a otros”, como él mismo decía.

Una frase suya nos dice su exigencia de coherencia y que pedía con tanto amor a todos: “la imposibilidad de ser coherente entre lo que vivo y lo que siento... ¡Qué abismo! ... nos hace ver la nulidad del hombre que está fuera del Amor, o sea fuera de la Voluntad de Dios...”

Estuvo siempre al lado de cada uno interesándose por sus familias, especialmente por quienes sufrían dificultades materiales o espirituales.

Fue dirigente del Movimiento, de la rama de los voluntarios. Cuando disminuyeron sus fuerzas físicas, y queriendo dejar paso a los jóvenes, preparó algunos para que lo sustituyeran, proponiéndolos a la Obra. Después se encargó del diálogo con otras religiones y del de personas de buena voluntad, sin referentes religiosos, y lo hizo con tanto amor, en la medida en que la salud se lo permitió. Además llevaba adelante los grupos de formación de adherentes de su ciudad. En los últimos años de su vida pasó una verdadera noche, y a pesar de ella estuvo siempre en el amor. Justamente en los últimos meses había pasado y afirmaba que Dios le permitía revivir todo lo negativo de su vida para volver a donárselo a Él.

Ver video

© 2007 Movimiento de los Focolares - Argentina    |    Mapa del sitio    |         |    Proyecto gráfico: