"Siempre he tenido una gran confianza en los jóvenes;
¡Son el futuro del mundo!
Están hechos para los grandes ideales
y saben seguirlos con radicalidad.

Es el redescubrimiento de un Evangelio que se hace vida
y que actúa lo que promete, lo que más les atrae.
Es el ideal de un mundo unido el que los fascina.

Son los jóvenes, los adolescentes y también los niños
quienes transmiten este ideal a sus coetáneos".

Chiara Lubich

Los jóvenes apuntan hacia lo alto. Con el testimonio de su vida, con el lenguaje típico de los jóvenes: música, manifestaciones artísticas, deportivas y culturales, transmiten el ideal de la unidad a sus coetáneos, ya sea en pequeños grupos como con las más variadas iniciativas de solidaridad, con grandes manifestaciones mundiales. Usan todos los medios de comunicación: transmisiones televisivas, conexiones mundiales vía satélite, Internet. Ponen en acción las más variadas microrrealizaciones de solidaridad y a favor de la paz, a nivel nacional e internacional.

Los adolescentes están comprometidos en comunicar su experiencia de unidad, y por su entusiasmo y creatividad se vuelven protagonistas del ideal del mundo unido.
 
Los niños, con las más variadas iniciativas, pero sobre todo con su testimonio, saben comunicar su ideal evangélico a sus coetáneos. A menudo su mentalidad evangélica toca el corazón de los adultos.

© 2007 Movimiento de los Focolares - Argentina    |    Mapa del sitio    |         |    Proyecto gráfico: